No Comments
raquetas de nieve

El Senderismo con nieve, es una práctica habitual entre la gente de montaña, que cada vez cuenta con más número de adeptos entre los aficionados al senderismo. Esta modalidad es muy diferente al senderismo tradicional, y a la vez está basado en su misma filosofía; disfrutar de la naturaleza, recorriendo las rutas y caminos de montes y montañas. La principal diferencia radica, en que, para poder practicar esta modalidad con nieve, será necesario la utilización de raquetas para este tipo de superficie.

Desplazarse sobre el manto blanco

La principal virtud con la que cuentan estas raquetas de nieve, es la posibilidad que nos ofrecen de poder desplazarnos sin ninguna dificultad por caminos o rutas, cuya superficie esté cubierta por el manto blanco. Primeramente y condición indispensable para disfrutar de una jornada de nieve, sin tener ningún sobresalto, es aprender a movernos con estos artilugios en los pies, de forma que tengamos un total control sobre ellos. Antes de decidirnos por comprar unas raquetas de nieve, es aconsejable adquirir unas a modo de prueba, a través de los puntos de alquiler de material, que suele haber en todas las estaciones o puertos de montaña destinados a este fin. Una vez alquilado este material, podemos iniciar nuestra andadura por rutas sencillas, aprendiendo el manejo y familiarizándonos con ellas. También existe la opción de dar clases con un monitor particular o apuntarnos a un curso de estas características, donde en ambos casos el material estaría incluido.

Orígenes en el Cáucaso

El origen de las raquetas de nieve, no se puede asegurar con exactitud, pero se estima que su primera aparición pudiera ser hacia el año 3000 a.c., en la zona de Asia Central, más concretamente entre los habitantes del Cáucaso. El diseño de estas, ha ido variando desde entonces hasta nuestros días, pero sin presentar una alteración importante, debido a lo rudimentario de su mecanismo.

Vendedores de pieles y guardas forestales

Vendedores de pieles, como los típicos tramperos o cazadores, que abundaban por las montañas en tiempos pasados, veían en estos utensilios la forma idónea para poder desplazarse por superficies nevadas, así como los guardas forestales de diferentes épocas, que igualmente se aprovechaban de los servicios que les ofrecían este tipo de material de montaña, antes de la aparición de las motos de nieve.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies